Blog sobre Reformas

Cómo ampliar tu casa sólo con la pintura

¿Quieres que tu casa parezca más grande sin tener que tirar un tabique? Te contamos cómo conseguirlo. Ponte manos a la obra y haz que tu casa, ¡crezca!

Los colores claros son la clave para hacer “crecer” cualquier estancia. Pero no sólo el blanco. Hay un mundo de colores que pueden ayudarte a ganar luz, y por lo tanto sensación de espacio, y a la vez dar a tu casa un aire más personal y cálido. ¿Ganar luz en un salón oscuro? ¿Conseguir que el techo parezca más alto? ¿Hacer crecer el dormitorio? Puedes lograrlo sin tirar un tabique y con un presupuesto mínimo, sólo usando bien el color.

Hay más colores que el blanco:

El blanco es el color que más refleja la luz, por eso al pintar una estancia de blanco parece que sea más grande. Pero también es un tono impersonal y puede quedar soso. ¿Por qué no te atreves con otro color claro? Te recomendamos los tonos fríos (verdes, azules…) porque, como el blanco, tienen el “poder” de alejar las paredes y sumar metros. En tu salón, donde conviven varios ambientes, usa la misma pintura de pared para unificarlos. Porque los espacios compartidos necesitan continuidad y profundidad. En el techo, pon un tono más claro que el de la pared para evitar el efecto cueva y, si puedes, pinta del mismo tono claro todos los muebles. El cambio será espectacular.

pintura-valladolid

Si no hay sol, usa colores oscuros

Si tu salón no tiene sol, para que parezca más luminoso, lo mejor es usar colores oscuros. Sí, puedes ganar luminosidad sin añadir luces y sin pintar de blanco. ¿Cómo? Creando contrastes, porque para que lo claro se perciba aún más claro, la solución está en colorear lo que hay a su alrededor. Para crear contraste en tu salón, pinta las carpinterías de las ventanas de blanco y la pared de esas ventanas de un tono más oscuro. Así, la luz que entre por ellas se intensificará al estar rodeada de sombra. Pruébalo y verás.

¿Muebles oscuros? Usa el blanco!

Apuesta por el blanco. Por supuesto que lograrás más sensación de espacio si pintas tus muebles de blanco, porque visualmente ocuparán menos que los de madera oscura. Si además optas por un acabado brillante, el efecto de amplitud se multiplicará porque actuarán como reflectores de la luz. Nuestra propuesta es que restaures las piezas que más te gusten dándoles un acabado blanco decapado, por ejemplo, y las combines con otras piezas nuevas, en blanco satinado.

¿Cuándo da la luz en tu dormitorio? 

Los tonos neutros como beige y gris, utilizados en paredes y techos, son los que mejor multiplican el espacio sin perder la calidez que se busca en el dormitorio. Pero hay otras opciones. Si tu habitación tiene luz de mañana –es decir, está orientada al norte–, escoge un tono cálido como el vainilla o el rosa pastel. Si tiene sol de tarde –orientación sur– puedes usar tonos más refrescantes como verde aguamarina o azul suave. Eso sí, elige siempre los tonos más claros de las distintas paletas.

pintura-valladolid2

Carpintería y puertas, como las paredes

Como las paredes. Si pintas los marcos de puertas y ventanas del mismo tono exacto que las paredes de la estancia, las camuflarás y crearás una sensación de continuidad en la pared que la agrandará. Si quieres conseguir un efecto más decorativo, puedes usar un tono sutilmente más subido que el que has utilizado para las paredes.

Para que un dormitorio alargado parezca más cuadrado

Tienes dos opciones. Si el techo no es muy bajo puedes optar por pintar las paredes de tonos muy claros y luminosos, y utilizar tonos más oscuros de la misma gama para el techo y el suelo. De esta forma, alejarías ópticamente las paredes y ensancharías el espacio. Pero también puedes modificar la profundidad de la habitación pintando la pared del fondo de un color cálido oscuro, como un topo, y el resto de paredes de uno más suave de la misma gama (beige). Acercarías la pared del fondo y harías que la habitación se viera cuadrada.

Gana espacio sin desprenderte de objetos

Crea perspectiva. Necesitas tener la sensación de que todo está más holgado y para ello lo más efectivo es crear “distancias” con el color. Pinta de tonos suaves y lisos aquellas paredes, piezas u objetos que quieras percibir más lejanos, y de colores más potentes los que quieras “acercar”. Y no obstaculices la luz: coloca las piezas más voluminosas siempre contra la pared, así el espacio se percibirá más amplio.

Para que tus techos parezcan más altos

Píntalo más claro. Escoge un color bastante más claro para el techo que para la pared y refuerza este efecto con la iluminación artificial, instalando apliques en las paredes que dirijan la luz hacia arriba (así generas un efecto de claroscuro que aleja el techo). Con un suelo oscuro reforzarás la sensación de alejamiento del techo. Si el pavimento de tu casa es claro, también puedes conseguir el mismo efecto con una alfombra oscura.

pintura-valladolid3

Para que tus paredes parezca más altas

Pinta líneas horizontales. ¡Como lo lees! Al contrario de lo que se cree, las líneas horizontales “adelgazan”. Existe una explicación física, que confirmó en 2008 el psicólogo experto en percepción de la Universidad de York (Reino Unido) Peter Thompson. Su estudio se basa en la teoría de la ilusión Helmholth, que nos demuestra que si pintas un cuadrado con rayas horizontales este parece visualmente más alto. Y si lo pintas con rayas verticales, se ve más ancho. Aplica el truco a tus paredes pintando líneas horizontales en una de ellas. Reforzarás esta sensación de más altura pintando el techo de color más claro que las paredes, así lo “alejarás” del suelo y el espacio se percibirá más alto.

4 Acabados que dan luz y amplían espacios

1. Mate sedoso
: Es un acabado ideal para estancias de pocos metros porque aporta profundidad y da más sensación de amplitud.

2. Satinado: 
Es brillante y refleja mejor la luz que el acabado mate. Su plus es que es lavable y muy resistente a la suciedad y al roce. Se seca rápido, con lo que hay que aplicar la pintura con cuidado para evitar imperfecciones.

3. Metalizado: Refleja muy bien la luz, lo que agranda el espacio. Lo ideal es aplicarlo en pequeñas superficies, como en una sola pared. Aporta un toque industrial, sofisticado y elegante.

4. Estucado
: La aplicación genera unas aguas de acabado nacarado que reflejan y multiplican la luz que reciben. Perfecto para pintar espacios pequeños en todas sus paredes.

Los 5 colores de la luz

1. Blanco: Es el color más luminoso, capaz de reflejar hasta el 80% de la luz. Es perfecto para espacios pequeños porque consigue elevar techos y alejar paredes ópticamente.

2. Arena: Es muy sensible a la claridad y se transforma dependiendo de la luz que reciba, cogiendo tonos verdosos o incluso azulados. Amplía el espacio sin dejar de hacerlo acogedor.

3. Gris claro: También es capaz de ampliar espacios aportando elegancia. Para intensificar su luz, combínalo con una decoración basada en muebles blancos o de madera lavada.

4. Verde agua: Es alegre, fresco, evoca la naturaleza y aporta tranquilidad. Para agrandar espacios con él, úsalo en paredes y juega con otros verdes en cojines, cortinas… Ganarás sofisticación.

5. Azul: Grisáceo o verdoso, amplía el espacio y da profundidad. Además, da frescor y energía positiva. Si eliges el azul verdoso, combínalo con muebles blancos o de madera clara. Y el grisáceo, con detalles cálidos.

 

Fuentes:

El Mueble

No comments
Construcciones VillarroelCómo ampliar tu casa sólo con la pintura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *